Ventajas y retos de las clases virtuales

Para muchos ahora estudiar o trabajar desde casa se volvió algo normal, pero esto significa retos y ventajas que podes aprovechar

La pandemia del Covid-19 cambió de muchísimas formas cómo vivimos nuestras vidas.

Una de las más fuertes fue el giro en la manera en que estudiamos y trabajamos. Muchos han pasado a la modalidad virtual para poder continuar con sus estudios, y eso trae muchísimas ventajas y algunos retos también. Aquí te contamos un poco más.

Retos:
#1:Exige más disciplina y constancia

La formación en línea requiere un mayor rendimiento por parte del alumno, por lo que la planificación es clave para tener una dedicación regular y un ritmo de trabajo adecuado.

En las clases virtuales, vos sos el dueño de tu tiempo, por lo que debés tener más disciplina con tus estudios.

#2: La soledad

Estamos de acuerdo que una parte muy valiosa de la experiencia universitaria es compartir en los ratos libres con tus compañeros de clase.

Las clases virtuales limitan un poco las relaciones sociales interpersonales entre compañeros. ¡Buscá espacios como foros, chats o videollamadas para hacer trabajos en equipo y seguir en contacto con tus compañeros!

MÁS INFO: Clases virtuales: ¿cómo te podés adaptar sin poner en riesgo tu salud?

Es importante que te sintás acompañado en tu proceso de formación profesional.

#3: Exceso de horas de pantalla

Uno de los aspectos que debés cuidar a la hora de estudiar en línea es no excederte en la cantidad de horas que pasás frente a una pantalla.

Sabemos que ya con el celular se suman muchas horas de pantalla y si además le agregás las horas de clases, estudio e investigación, podría ser peligroso para tu salud.

Recordá tomar descansos frecuentemente, dormir suficiente y comer de forma saludable para que el exceso de horas de pantalla no se vuelva perjudicial para tu salud, tanto física, como mental.

Ventajas
#1: Mayor accesibilidad

Las clases virtuales nos permiten tener acceso a la educación desde cualquier rincón del mundo sin tener que desplazarnos o gastar de más.

A través de nuestra computadora y el acceso a Internet, podemos acceder a amplias ofertas académicas, a cualquier hora del día y cualquier día de la semana. Esto resulta muy beneficioso especialmente para personas que viven en zonas alejadas o que tienen algún tipo de movilidad reducida.

#2: Clases más interactivas

Las clases virtuales pueden ser hasta más entretenidas que las clases presenciales.

Las plataformas de educación en línea permiten una mayor interacción entre los alumnos y el profesor, es más fácil acceder con solo un link a algún video o imagen para complementar lo que dice el profesor y hasta se pueden usar juegos, o prácticas interactivas para poner a prueba la materia.

#3: Flexibilidad

Esta es una de las ventajas más claras. La educación en línea te permite hacer tus propios horarios, acomodar tus días de estudio y conectarte desde cualquier lugar, lo cual facilita mucho la educación, especialmente si tenés un trabajo u otras responsabilidades.

Y a vos, ¿qué es lo que más disfrutás y lo que extrañás de las clases presenciales? Sea cual sea la modalidad de tu educación, es importante mantener las ganas y la actitud positiva de llegar lejos.