¿Cómo podemos apoyar a estudiantes víctimas de acoso y bullying?

El director de la carrera de Psicología nos revela un dato muy preocupante: Costa Rica es el segundo país de Latinoamérica donde más bullying escolar se sufre, según la OCDE. ¿Cómo podemos  prevenirlo? Acá te brindamos valiosos consejos de este experto

Cómo detectar cuando un estudiante está sufriendo de acoso o bullying

Ahora que los estudiantes regresaron a clases, hay una amplia variedad de síntomas que podrían evidenciar quiénes son víctimas de bullying y acoso.

La ansiedad se manifiesta a través de la  fobia escolar o social, crisis de angustia, trastornos del apetito y sueño, sensación de indefensión, baja autoestima, retraimiento social y cuadros depresivos (factores importantes que ayudan a generar ideación suicida o el suicidio).

También, el rendimiento escolar tiende a decaer cuando los chicos están pasando por éste proceso de agresión, explicó Álvaro Solano, director de la carrera de Psicología de la Universidad Fidélitas.

Conozca más sobre la carrera de Psicología 

Datos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) revelan que Costa Rica es el segundo país en Latinoamérica donde más bullying escolar se sufre.

Señala que el 11% de la población escolar lidia con este tema, mientras la Academia Americana de Psiquiatría para Niños y Adolescentes, citada por Yolanda Mainieri, indica que hasta un 50% de los niños, niñas y jóvenes en edad escolar son intimidados en algún momento y, por lo menos un 10% son intimidados con regularidad”.

¿Cómo actuar?
  • Denuncie la violencia a las autoridades competentes.
  • Practique una escucha activa, permita que la persona exprese con total libertad su situación.
  • Valide las emociones de la víctima.
  • Establezca un contacto de confianza generando empatía.
  • No realice preguntas incómodas, con el fin de evitar la revictimización.
  • Ubique a la víctima en un lugar seguro donde se sienta protegido en este momento.
  • Espere que las autoridades educativas activen los procedimientos o protocolos y se emitan las acciones correctivas y formativas respectivas.

En el momento que cualquier persona adulta se da cuenta que un menor de edad es víctima de acoso o bullying, debe informar de manera inmediata esa situación al director o encargado del centro educativo.

Cada institución educativa, sea pública o privada, debe contar con un procedimiento o protocolo interno para la atención inmediata de estas situaciones, en el cual se debe detallar la ruta a seguir para fomentar acciones para la prevención y erradicación cualquier manifestación de violencia.

Por ejemplo, el Ministerio de Educación Pública  (MEP) cuenta con varios protocolos,  incluido el de actuación en situaciones de bullying y Protocolo de Atención del bullying contra la población LGTBI inserta en los centros educativos, entre otros como situaciones de violencia, prevención del riesgo suicida entre otros.

Desde los altos mandos del MEP se ha instruido la obligatoriedad de su uso y activación para garantizar la restitución de los derechos estudiantiles.

https://www.mep.go.cr/sites/default/files/protocolo-actuacion-situaciones-bullying.pdf

¿Qué es acoso o bullying?

El acoso fue definido por la Organización Mundial de la Salud (OMS, 2003) como “el uso intencional de la fuerza o el poder físico, de hecho, o como amenaza, contra uno mismo, otra persona o un grupo de comunidad, que cause o tenga muchas probabilidades de causar lesiones, muerte, daños psicológicos, trastornos del desarrollo o privaciones”.

Por su parte, el MEP señala que: “El matonismo, acoso o bullying representa un patrón de comportamiento más que un hecho aislado. Es una forma de acoso y violencia reiterada a lo largo de un tiempo, que puede implicar gran sufrimiento para los niños, con consecuencias a veces extremas en su calidad de vida, felicidad, integración y formación.

“Es una forma característica y extrema de violencia escolar que requiere de una visibilización y atención especial pues requiere de un cambio cultural.  Se presenta en diversas modalidades:  físicas, verbales, psicológicas y de exclusión social.

Sí hay maneras de prevenir el acoso y el bullying

Víctima y victimario

“La víctima de acoso o bullying es la persona que recibe las agresiones y humillaciones del acosador. Por lo general, no tienen claro por qué son objeto de esos maltratos y se sienten agobiadas e incapaces de salir de la situación”, agregó Solano.

“Suelen mostrar condiciones de debilidad física o psicológica, baja autoestima, discapacidades, retraimiento, ansiedad o liderazgo pasivo; no suelen ser populares, son tímidos, introvertidos”.

“A veces, la víctima termina aceptando las acusaciones que soporta y se convence que es inferior, mal estudiante, mal compañero o compañera, una persona socialmente desadaptada o incapaz de valerse por sí sola. Se ha visto que tener algún tipo de discapacidad, se convierte en un factor de riesgo para ser víctima del bullying”,  expresó el profesional en Psicología.

Más info: Así te cambiará el mundo si estudiás Psicología en la U Fidélitas

“El buleador generalmente es un estudiante que puede o no ser compañero, y puede estar en menor o mayor nivel que la víctima, mientras el acosador es una persona que violenta los derechos de las demás personas por medio de conductas hostiles tales como golpes, bromas, burlas, etc.,  y puede darse en la cotidianidad o en contextos educativos”, expresó el experto,

Solano agregó que este identifica personas vulnerables o con alguna situación que puede ser blanco de crítica o discriminación, como las condiciones de pobreza, rendimientos académicos, raza, etnia, cultura, orientación sexual, identidad de género, religión, sexo, entre otras.

Otras alertas

El acosador se caracteriza por tener dificultades sociales, pero están menos aislados que las víctimas. Buscan llamar la atención y dominar a los demás. Suelen ser impulsivos, con baja tolerancia a la frustración, dificultad para cumplir con las normas, bajo rendimiento escolar y mínima capacidad autocrítica. Por lo general, las características de este perfil se incrementan con la edad.

El agresor puede ser un compañero del mismo grupo o nivel educativo, o un estudiante mayor que busca a su víctima en los grados inferiores, situación que implica un desbalance de poder a su favor.

A los agresores les falta preocupación por las emociones y aflicciones de la víctima, suelen carecer de sentimientos como el remordimiento y la compasión.

También es frecuente que sean considerados, por sus pares, como los de más estatus social (en términos de ingreso, poder u otras características especialmente valoradas por el grupo escolar). Los docentes consideran, por lo general, que los agresores suelen estar entre los más populares en sus respectivos grupos y en el colegio, señaló el director de Psicología de Fidélitas.

Analizar casos

Este es uno de los temas que, tanto estudiantes como docentes de la carrera de Psicología de la Universidad Fidélitas, analizan en sus clases.  Esta profesión brinda una formación multiparadigmática, dinámica y muy integral, resaltando sobre todo la práctica aplicada.

Además, enseña sobre las diferentes corrientes psicológicas para que el estudiante pueda tener un panorama muy completo de su futura actividad.  El estudiante tiene acceso a herramientas tecnológicas para las pruebas sicológicas y esto es una gran ventaja cuando salen al mercado laboral.

Contactenos

Usamos cookies para asegurarnos de brindarle la mejor experiencia. Si continúa utilizando este sitio web, asumiremos que está satisfecho con eso. Más información