SIME Consultoría: emprendimiento que ayuda a otros con innovación, esfuerzo y amor

La directora de Ingeniería Industrial e Ingeniería en Cadena de Suministros y Logística de la Universidad Fidélitas, Melania Solano, relata su exitosa experiencia de emprendedurismo

Desde hace algunos años, la palabra “emprendimiento” se escucha con frecuencia en el mundo empresarial, porque refleja esa capacidad que tienen algunas personas de crear un proyecto, una iniciativa o un negocio desde cero y que luego tiene una huella en la sociedad.

Pero, ¿cómo impacta un emprendimiento? Esta acción va más allá de comenzar un negocio que vende un producto o presta un servicio.

Hoy conoceremos el caso de Melania Solano, directora de carrera de Ingeniería Industrial e Ingeniería en Cadena de Suministros y Logística de la Universidad Fidélitas, quien cuenta su experiencia y los retos que enfrentó como mujer emprendedora.

Aporte a la sociedad

Emprender es un proceso de mucha importancia para el desarrollo económico del país. Gracias a iniciativas de este tipo no solo es posible crear riqueza, sino que también se logra al bienestar de los habitantes.

“Desde este punto de vista, no solo tiene que ver con el generar algo para uno mismo, sino también generar para la sociedad. De ahí que emprender no sea solo importante como desarrollo personal, si no es una forma de aportar al país”, explicó Melania Solano.

El emprendimiento es una vía esencial para la salud de la sociedad no solo porque promueve la innovación, la productividad y es una fuente nueva de empleos, sino que ayuda a acabar con la pobreza, reduce la desigualdad y crear oportunidades de empoderamiento para las mujeres.

Un sueño hecho realidad
SIME Consultoría: emprender mientras se ayuda a otros con innovación, esfuerzo y amor

En su última etapa universitaria, Melania Solano se inició en la consultoría como asistente de reconocidas personalidades académicas y profesionales en Ingeniería Industrial de Costa Rica.

“Entendí lo que significaba ser parte de la solución y no del problema, y lo puse en práctica”, explica sobre sus inicios en el emprendedurismo.

Para el año 2008, decidió, junto con su esposo, Roberto Chacón Rojas, iniciar su propio emprendimiento: SIME Consultoría.

“Nos hemos especializado en desarrollar proyectos de planificación, ingeniería organizacional y sistemas de gestión de igualdad de género en el ámbito laboral, entre otros. Hemos desarrollado proyectos para empresas privadas, instituciones públicas, ONG’s con un fuerte impacto tanto en el ámbito económico, social y ambiental, no solo para Costa Rica, sino con impacto a nivel internacional”, cuenta Melania Solano, quien además de su puesto en Universidad Fidélitas es presidenta y gerente general de este emprendimiento.

La clave del éxito

Para Melania, lo que definitivamente llevó su emprendimiento a convertirse en una empresa exitosa y consolidada, es la constante capacidad de brindar soluciones particulares e innovadoras.

Hoy, ella junto con su esposo han logrado consolidar alianzas importantes que los ha llevado a trabajar prácticamente con todo el sector financiero del país.

SIME Consultoría cuenta también con una Escuela Latinoamericana de Consultoría y Coaching (ELATAM), mediante la cual brindan servicios de capacitación y entrenamiento especializado para apoyar los procesos de transformación organizacional, en donde comparten sus conocimientos y experiencias.

Además, resalta que al ser una empresa familiar y con enfoque de género, les ha permitido ser conscientes de las responsabilidades personales y familiares de cada colaborador, convirtiendo a SIME en una empresa atractiva para laborar por su flexibilidad, reto profesional y balance de vida/trabajo.

El reto de la mujer profesional

“¿Por qué no puedo ser todo lo que quiero al mismo tiempo?”, se preguntaba Melania cuando intentaba conciliar sus diferentes roles como mujer, madre, esposa, académica, empresaria e ingeniera.

Aunque para Melania ha sido un reto el crecer y tener éxito dentro de la industria, asegura que ha permanecido firme en sus objetivos para poder cumplir con sus propios estándares. emprendimiento

“Hasta el momento, lo que más orgullo me causa de mí misma es sentirme feliz y plena de poder desarrollar mi mezcla y tratar de hacerlo cada día lo mejor que puedo. Aprendo de cada tropiezo que voy teniendo en el camino y, sobre todo, ayudo a otras mujeres a que rompan esquemas y se desarrollen con todo lo que son y todo lo que aman”, afirma con orgullo.

La directora de carrera también asegura que el hecho de decidir hacer “el combo completo”, entre su lado personal y el profesional, es lo que ha sido lo más retador, pero sin duda, lo más gratificante en su vida.

Usamos cookies para asegurarnos de brindarle la mejor experiencia. Si continúa utilizando este sitio web, asumiremos que está satisfecho con eso. Más información