Por Isacc Cohen*

La cuarta reunión de miembros y no miembros de la Organización
de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), la semana pasada en Viena,
decidió aumentar la producción moderadamente, en 600,000 barriles por día,
para impedir que los precios del crudo alcancen niveles más altos.
casi $70 por barril, los precios han llegado al nivel más alto desde 2014.
Junto al dólar fuerte, los altos precios del petróleo están causando estragos
entre las economías importadoras netas de crudo, mientras que estimulan la
producción en Estados Unidos.

En Brasil, el ejército tuvo que intervenir para impedir una huelga de
camioneros contra los aumentos de casi 30 por ciento en el precio de los
combustibles. La rupia declinante en Indonesia ha convertido al precio
de la gasolina en tema de las próximas elecciones y en Sudán han estallado
protestas callejeras contra el aumento del precio del pan, causado por el
alza de los costos de transporte.

Desde 2016, los miembros y no miembros de la OPEP,
básicamente Arabia Saudita y Rusia, decidieron recortar la
producción en 1.8 millones de barriles por día, cuando los precios del
crudo legaron a $27, se han más que duplicado a $65. Ese aumento ha estimulado
la producción de petróleo de esquistos en Estados Unidos, a casi 11 millones de
barriles por día, superando a Arabia Saudita como el segundo mayor productor,
después de Rusia. Sin embargo, la capacidad exportadora de Estados Unidos está
limitada por la escasez de oleoductos, mientras que varios miembros de la OPEP
confrontan dificultades, tales como el cierre de los puertos en Libia,
la amenaza de nuevas sanciones contra Irán, o la caída de la producción venezolana.


*Analista y consultor internacional, ex-Director de la Oficina de
la CEPAL en Washington. Comentarista de economía y finanzas de CNN
en Español TV y radio, UNIVISION, TELEMUNDO y otros medios.