Por: Rocío Lamas A., Coordinadora de Maestrías en Administración de Negocios
Máster en Administración con énfasis en Mercadeo y en Comunicación Organizacional
Docente Universitaria

Después de analizar cierta información para reforzar algunos argumentos y ubicar un nombre que sonara interesante para el artículo, termine cuestionándome, la elección sobre la carrera que decidí estudiar y ejercer.

Sí bien es cierto, hay características muy personales, que son inherentes a otras ramas, como lo son la creatividad, la visión, la capacidad de análisis y la más importante “la pasión”, no solamente por lo que se hace, sino por el entusiasmo de lograr los objetivos planteados, que al final se verán reflejados directamente en los resultados que generes.

También tiene que ver con el rol tan importante que esta profesión cumple en la sociedad y en general en el mundo de los negocios. El mercadeo se encarga de analizar los gustos e intereses de los consumidores, descubrir sus necesidades y desarrollar las actividades que involucran la satisfacción de esas necesidades.

Celebramos el día del mercadólogo

Para tener una idea más clara, el mercadeo implica la planificación, organización y gestión de la toma de decisiones respecto a productos, precios, promociones y servicios. Los profesionales en mercadeo son capaces de comprender, crear y encargarse de las necesidades de los clientes. Saben realizar sondeos, estudios e investigaciones que tienen como propósito la satisfacción de las “demandas” o deseos de uno o varios grupos de personas.

Es así como, el aporte que realizan los “marketeros” en toda empresa es fundamental, ya que antes de introducir un nuevo producto o desarrollar un determinado negocio, es indispensable saber qué piensa el cliente, que al final es quien va a pagar por el bien o servicio que la empresa va a comercializar. De hecho, en los últimos años, la carrera de Marketing ha ganado una gran relevancia, debido al aumento de la competencia entre las empresas.

En conclusión, tenemos el potencial de hacer cosas increíbles, desde el diseño de nuevas experiencias de compra, hasta la capacidad de interpretar los deseos y necesidades de los consumidores, pero por sobre todo lo que debe prevalecer es la convicción de que nos desempeñarnos profesionalmente en una carrera que disfrutamos ejercer, y por qué…bueno, muy sencillo… porque “hay mercadólogos y hay personas que por alguna razón en particular deciden estudiar mercadeo…”.