La creación de sólo 160,000 nuevos empleos en abril, divulgada la semana pasada por el Departamento de Trabajo, confirmó la lentitud de 0.5 por ciento en el crecimiento de la economía estadounidense, durante el primer trimestre de este año. Ambas cifras apoyaron la percepción de los mercados de que la Reserva Federal dejará incólume la tasa de interés en su próxima reunión del 14 y 15 de junio.

Las cifras mensuales de empleo están sujetas a revisión por ende no bastan para sustentar una decisión. Pero las cifras de empleo en mayo serán divulgadas el 3 de junio, las cuales revelarán si la creación de empleo permanece debajo  del promedio mensual de 203,000 de este año.

Entretanto, se escuchó un respiro de alivio en los mercados, porque en lo que va de este año el dólar se ha debilitado 4.5 por ciento frente a una canasta de monedas, lo cual ha contribuido a un vigoroso desempeño en las bolsas de valores, así como aumentos en los precios de las materias primas, incluso del petróleo crudo.

El Vice Presidente del Comité de Mercado Abierto del banco central, la semana pasada en entrevista con el New York Times, dijo es una “expectativa razonable” que la tasa de interés sea aumentada dos veces en lo que resta de este año.  El Vice Presidente Dudley, quien también preside el Banco de la Reserva Federal de Nueva York,  agregó “esperamos que la ruta de la tasa de interés posiblemente sea muy gradual.”

Por Isaac Cohen*

*Analista y consultor internacional, ex-Director de la Oficina de la CEPAL en Washington. Comentarista de economía y finanzas de CNN en Español TV y radio.