En los últimos años la educación ha evolucionado significativamente, las técnicas habituales, basadas fundamentalmente en la clase magistral donde el profesor se limitaba exclusivamente a explicar y el alumno a tomar apuntes, puede ser válida como complemento en el proceso de enseñanza – aprendizaje; sin embargo, hoy en día, la educación gira más en torno a despertar la curiosidad y las ganas de aprender. De ahí que, encontrar el método para motivar al estudiante a aprender suele ser uno de los grandes desafíos a los que se enfrentan los docentes actualmente.

Sin lugar a dudas, la  motivación puede constituir ese complemento ideal para facilitar este proceso.  Esto permite  involucrar más activamente a los alumnos en los trabajos que desarrollan durante la  clase, también puede estimular a crear sesiones de preguntas, generar algún tipo de debate,  o sencillamente,  inducir a un esfuerzo mayor a la hora de  realizar sus proyectos.

Ahora, si bien es cierto, que hay características muy particulares en cada alumno; en algunas ocasiones un docente podría manifestar su disconformidad por la falta de motivación que demuestran los estudiantes en el aprendizaje que se construye,  y esto puede deberse, precisamente a que no somos capaces de conectarnos con ellos; pues como es sabido, se puede tener mucho conocimiento y experiencia profesional, pero no saber transmitirlo.

Entendiendo lo anterior, desde la experiencia como profesional en el área de mercadeo  y como docente por vocación, considero que la motivación juega un papel muy importante en rol del  educador, y es por ello, que a continuación comparto una serie de buenas prácticas que considero me han sido de gran beneficio en el arte de enseñar:

  1. Involucrar de manera activa al estudiante en la clase, hacerlo participe del proceso enseñanza – aprendizaje, en otras palabras “que sean conscientes de que forman parte de aquello que les transmitimos. Y eso se consigue mediante el trabajo en equipo y el aprendizaje colaborativo”. (Consejos para motivar a sus alumnos, 2013, p.2).
  2. El docente debe ser capaz de adaptarse a las necesidades de conocimiento del grupo, adecuar la metodología y actividades de aprendizaje según los requerimientos de los estudiantes. Si el docente es capaz de adaptarse a todas las circunstancias que rodean al grupo, conseguirá motivar a los alumnos y conectará mucho mejor con ellos.
  3. La capacidad de reinventarse, es fundamental.  En este sentido, una de las principales  herramientas está relacionada con la actualización profesional, para transmitir información de calidad, según las tendencias del mercado.  Vivimos en la era de la tecnología, por lo tanto, apoyarse y utilizar los recursos tecnológicos se volvió imprescindible, además, hoy en día, es una demanda latente del mercado.
  4. Independientemente del curso, los docentes también vendemos un producto, vendemos conocimiento, vendemos sueños y como todos saben vender no es fácil. Por lo tanto, debemos hacer que este producto que es el conocimiento sea  tan atractivo, hasta llegar a inspirar a los estudiantes para que se sientan motivados a consumirlo.
  5. Crear interés por el curso, utilizando actividades de aprendizaje que reflejen la importancia que tiene el curso dentro de su formación.  Además, hacer del conocimiento del estudiante, que probablemente habrá cursos que nos “encanten”, otros no tanto, pero que somos profesionales integrales y que dentro de una malla curricular ningún curso sobra.
  6. Por último, un refuerzo positivo.  Según la guía de Consejos para motivar a sus alumnos (2013) “debemos saber premiar, valorar y agradecer de forma explícita la interacción y la participación de nuestros alumnos” (p. 6). El “muy bien hecho” nunca sobra. De tal manera, que reforzar positivamente consiste en dar a los alumnos una inyección para fomentar la autoestima y hacerles ganar en seguridad.

Al final, lo más gratificante para un docente es tener la certeza de que se puede contribuir al crecimiento personal y profesional de una persona, independientemente del nivel educativo que curse; y por otra parte, quién gana en este proceso… TODOS… Absolutamente todos, porque el estudiante valora, agradece y respeta a quién le enseña bien.

Rocío Lamas A.,M.B.A. , MSc.

Referencias Bibliografías

Pink, D. (2010). La sorprendente verdad sobre lo que nos motiva. (2da. Ed.).  España: Centro de Libros PAPF, S.L.U.

¿Qué motiva a los estudiantes a aprender?, (2010). Extraído el 23 de setiembre de 2015 desde:http://www.uam.es/ss/Satellite/en/1234886333565/1242652106765/notcientifica/notCientific/1242652106765.htm

Técnicas de Enseñanza, (2012). Extraído el 23 de setiembre de 2015 desde: https://www.examtime.com/es/blog/tecnicas-de-ensenanza/

Consejos para motivar a tus alumnos en clase (2013) Extraído el 23 de setiembre de 2015 desde:http://justificaturespuesta.com/5-consejos-para-motivar-a-tus-alumnos-en-clase/