El letargo del fin del verano fue alterado por una rápida sucesión de sustos en varios frentes. Todo comenzó con la zambullida diaria de los mercados de acciones en China, la cual se convirtió en una estampida global, con la bolsa en Estados Unidos perdiendo 10 por ciento en una semana. Además, una leve devaluación del yuan chino profundizó la debilidad de los mercados de materias primas, con los precios del petróleo cayendo por debajo de $40 por barril.

Al final de agosto, la calma volvió a los mercados y los precios del petróleo subieron 17 por ciento en dos días, a más de $45 por barril. Sin embargo, en el trasfondo persiste la pregunta de cómo la volatilidad de agosto influenciará la anunciada decisión de la Reserva Federal de comenzar el despegue de la tasa de interés.

Hay dos posiciones divergentes sobre esta incógnita. En la derecha, Martin Feldstein, Profesor de Harvard y ex asesor económico del Presidente Ronald Reagan, junto a influyente director de la Fundación Heritage, el ex Senador Jim De Mint, dice que el banco central debe actuar sin demora. En la izquierda, el Fondo Monetario Internacional, así como Lawrence Summers, Profesor de Harvard y ex asesor del Presidente Barack Obama, a la par de Joseph Stiglitz, Profesor de Columbia y ganador del Premio Nóbel, dicen que el banco central debe esperar.

La respuesta será anunciada al finalizar la próxima reunión del Comité de Mercado Abierto de la Reserva Federal, en Washington el 17 de septiembre.

Por Isaac Cohen*

 *Analista y consultor internacional, ex-Director de la Oficina de la CEPAL en Washington. Comentarista de economía y finanzas de CNN en Español TV y radio.