¿Ha escuchado Usted alguna vez que un político donó $650 millones de su propio dinero, para financiar sus actividades durante los 12 años que permaneció en el cargo? Personalmente nunca había oído tal cosa, hasta que la primera plana del New York Times lo reveló, el pasado 30 de diciembre, un día antes del fin del tercer mandato del Alcalde Michael Bloomberg. Lo fascinante de este hecho es que no era muy conocido, fuera de los círculos internos.

Por ejemplo, el Queens Theater in the Park recibió una donación anónima anual de $100,000, durante el mandato del Alcalde Bloomberg. Su generosidad también financió actividades diarias, tales como el desayuno y el almuerzo de sus colaboradores, durante doce años, a un costo de $890,000. Los viajes oficiales en aviones privados, por un monto de $6 millones, también fueron pagados del propio bolsillo del Alcalde. Además, apoyó campañas sobre asuntos específicos, tales como el control de armas ($7,5 millones), reforma migratoria ($5,7 millones), o $30 millones para un programa de la ciudad de apoyo a Hispanos y Afroamericanos indigentes. En doce años, tampoco aceptó su salario por un monto de $2,7 millones, porque devengaba $1 al año. También rechazó vivir en la residencia oficial, pero pagó $5 millones de su bolsa para renovarla.

Por Isaac Coen*

Enero 21, 2014

*Analista y consultor internacional, ex-Director de la Oficina de la CEPAL en Washington. Comentarista de economía y finanzas de CNN en Español TV y radio.