Después de siete meses consecutivos de creación de un promedio mensual de 225,000 nuevos empleos, en agosto hubo un decepcionante viraje hacia abajo en el mercado laboral de Estados Unidos. La semana pasada el Departamento de Trabajo dijo que sólo 142,000 nuevos empleos fueron creados en agosto, Aún  así, la tasa de desempleo disminuyó a 6,1 por ciento, el nivel más bajo desde la Gran Recesión de 2008-2009.

Esto primordialmente se debió al bajo porcentaje de 62,8 de participación en la fuerza laboral, el cual no se veía desde 1978.

Por sectores, los servicios profesionales y comerciales fueron los más dinámicos, con 43,000 nuevos empleos creados en el cuidado de la salud. En contraste, disminuyó el empleo en el comercio al menudeo, mientras que no se crearon nuevos empleos en la manufactura.

 La creación vigorosa de empleos, en los siete meses anteriores, estaba generando la expectativa que el banco central comenzaría pronto a elevar la tasa de interés, desde el nivel actual de casi cero. Sin embargo, la cifra débil de empleo en agosto confirmó la conclusión presentada por la Presidente de la Reserva Federal Janet Yellen, ante una conferencia sobre el dinamismo del mercado laboral. La Presidenta Yellen recordó que el Comité de Mercado Abierto , en julio pasado, dijo que “sigue siendo significativa la subutilización de recursos en el mercado laboral.” Por ende, el Presidente Eric Rosengren, del banco de la Reserva Federal de Filadelfia, en discurso separado, concluyó que la política monetaria puede “continuar siendo paciente.”

 Por Isaac Cohen*

   *Analista y consultor internacional, ex-Director de la Oficina de la CEPAL en Washington. Comentarista de economía y finanzas de CNN en Español TV y radio.