El último informe sobre la creación de empleo, divulgado la semana pasada por el Departamento de Trabajo, confirmó ampliamente la declaración de la Presidenta Janet Yellen del banco central que la economía de Estados Unidos está “desempeñándose bien.” En octubre, la creación de 271,000 nuevos empleos por el sector privado empujó hacia abajo la tasa de desempleo a 5 por ciento, mientras que el promedio de los salarios por hora aumentó 0.4 por ciento, lo cual significó un aumento anual de 2.5 por ciento, el paso más rápido desde 2009. Además, el desempeño robusto no se vio afectado por factores negativos provenientes  del exterior, tales como la desaceleración en China y en otras economías de mercado emergente, o por el magro crecimiento en otras economías avanzadas. Esas circunstancias adversas han contribuido a reducir las exportaciones, las cuales han sido afectadas también por la fortaleza del dólar.

El impulso fue doméstico, con los sectores de servicios contratando vigorosamente, con un aumento de 44,000 nuevos empleos en el comercio al menudeo, mientras que los servicios profesionales y comerciales contrataron 78,000 personas y los servicios de salud 56,700. Además, este robusto desempeño se apoyó en niveles más elevados de confianza de los consumidores, los cuales según la Universidad de Michigan durante el año pasado han alcanzado niveles que no se veían desde 2004.

Si los datos que se reciban en adelante continúan confirmando este fuerte desempeño, el anticipado despegue de la tasa de interés comenzará durante la próxima reunión de Comité de Mercado Abierto, programada para el 15-16 de diciembre

    Por Isaac Cohen*

*Analista y consultor internacional, ex-Director de la Oficina de la CEPAL en Washington. Comentarista de economía y finanzas de CNN en Español TV y radio.